Worldwide Womb Blessing® 13 de Octubre

71778270_1443912572423904_1103995827036094464_n

El domingo 13 de Octubre con motivo de la Luna Llena dimos la bienvenida y abrazamos al arquetipo de la Bruja o Anciana, compartiendo a través de varias meditaciones, la conexión con nuestros Ancestros Maternos.

“Las Energías de la Anciana o Bruja surgen durante nuestra fase menstrual y en los años posteriores a nuestra menopausia. Ellas son la cumbre de la Conciencia Espiritual Femenina y de la Integridad Femenina, el Amor y la Paz. Son el centro de nuestros Ciclos menstruales y el objetivo del desarrollo de cada mujer.

La Anciana es la Madre de las estrellas, la Madre de las Almas, y la que porta la Sabiduría y el Amor Universal.

Cada mes la tocamos dentro de nosotras y en cada vida que nos llama a caminar su camino cuando nuestros ciclos se detienen y nuestra función espiritual comienza.”
“La auténtica feminidad es conectarse, entretejer patrones, crear, incluir a otros y compartir desde nuestro corazón. La vibración específica de la energía de la Divinidad Femenina en la sintonización de la Bendición Mundial del Útero no es algo que recibimos para guardar, sino que es algo que recibimos para compartir” Miranda Gray

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

CONTENIDO DEL ENCUENTRO (para hombres y mujeres):

  • Bienvenida, creación del altar y presentación
  • Apertura
  • Ser guardiana del Árbol del Útero
  • La “Pisada” de las Brujas
  • Creación de la Muñeca de conexión con nuestro linaje materno
  • Creación de un “atadito”
  • Danza y limpieza energética con tambor
  • Meditación del Árbol del Útero
  • Meditación del Guardián (para hombres)
  • Sintonización
  • Meditación del Compartir
  • Bendición Tierra-Yoni
  • Meditación del Arquetipo – Los Ancestros Maternos
  • Energización del Caldero
  • Cierre
  • Oráculos

 

Sobre la Worldwide Womb Blessing®

72536755_521813238382555_1002223110918766592_n

El tambor era un instrumento femenino cuya forma evocaba el círculo de la Tierra y el Útero, el ciclo de la estaciones, la Luna y la Mujer; la voz del tambor era la de la Tierra, el latido de la Vida en el Vientre materno y el oculto poder de la Vida dentro del mundo palpable.

“Tocar el tambor implicaba invocar a la Madre Oscura, la Bruja, la oculta fuente de Vida que toda mujer lleva dentro, y el compás marcaba el constante ritmo de la Vida, la Luna y el ciclo menstrual femenino. Aunque el tambor dejase de sonar, los ritmos naturales continuaban”. Masayacu

 

Gracias, gracias, gracias!