Os veo (Mensaje canalizado)

jesus-dancing

Os veo danzando tod@s junt@s, sonriendo, riendo… Os abrazáis, os fusionáis, SOIS. Vosotr@s no lo veis, estáis demasiado entretenidos en conseguir objetivos, en ser importantes, en que os valoren.

Os amo, se que no sois conscientes de ello, que no conocéis otra cosa y otra verdad. Día a día os acaricio, me abrazo y hablo con cada un@ de vosotr@s, os quedáis quietos por unos segundos y la máquina que os controla queda parada bruscamente sin poder actuar. Entonces comienza a recorrer la duda en vuestro interior, paráis el ritmo de vuestro caminar robótico. Después de un cierto tiempo el ritmo robótico vuelve a ser el conductor de vuestras vidas, pero con una gran diferencia, el corazón de la luz comienza a latir conscientemente y vuestro sentir hacia la verdad ya no puede parar.

En ese momento danzo en medio de tod@s vosotr@s, unidos por un único y existente Amor, sin control ni dudas, … Somos uno.

Jesús

Mensaje de Jesús y Meditación canalizada.

sombraAcércate a mi, tranquil@, no me tienes que explicar nada. Sé de tus preocupaciones, miedos y dolor. Mira la puesta de Sol, su belleza, los pájaros nadando por el cielo, los peces danzando allí en el mar, todo armonía, todo siendo uno, perfección y totalidad.

Aquello que está dentro de ti, aquello que tu le has dado un poder y un valor, aquello que te está quitando la vida, aquello que crees que es importante… no lo veo, no existe, lo que aquí puedes contemplar es la  única verdad. Abandona toda mentira inculcada y introducida en tu mente, abandona todas las leyes y mandamientos hasta ahora conocidos, AMA al padre, la única verdad y razón de la existencia.

Cierra los ojos por un momento y sigue estos pasos:

Respira suavemente, visualiza todo oscuridad alrededor tuy@. Tómate tu tiempo hasta que sientas la soledad a tu alrededor, sólo oscuridad y como debajo de tus pies sientes agua, nada más. (hazlo durante 5 minutos, no hay prisas). Si te vienen imágenes, di: quiero ver y amar la oscuridad, sin engaños y dolor.

Ahora visualiza como sigues en la oscuridad. Comienzan a caer gotas de agua y escuchas como caen en el agua que tus pies tocan. Sigue respirando, escucha atentamente cada gota que pueda caer y siente en tu interior como algo sucede, no hagas nada, no esperes nada, escucha y siente. Hazlo hasta que escuches en un tu interior una voz que te dice: Despierta!

A partir de ese momento Él te guiará.

Comprende que siempre he estado aquí a tu lado, siente lo que eres, AMA la verdad, una totalidad única, … no diferentes totalidades creados por diferentes miedos a Ser.

 

Os amo

Jesús

María Magdalena: Despertad

38167203_10215250100757419_4984276565954134016_nMujeres y hombres, levantaos de rodillas de la Tierra que cultiváis. Dejad de hacer esos duros esfuerzos trabajando para conseguir un porvenir sin sentido. Levantaos y dejad descansar esas cansadas manos y espaldas. Seguid esa Luz que ha despistado a vuestra mente y despertado vuestra verdad. Venid aquí, donde veréis la verdad dónde estábais, no lo que creíais que veíais.

Venid conmigo, donde dejaréis de ser hombre y mujer para ser Dios-a. Os espera el paraíso, donde siempre habéis estado pero ciegamente olvidasteis.

Seres creadores recordaréis Ser. Cada un@ de vosotr@s sentiréis vuestra divinidad dentro vuestra, os sentiréis niños, os sentiréis el agua y todo lo que os rodeará.

Dejad de engañaros y de sonreír falsamente ocultando vuestro sufrimiento e incomprensión en esta vida. Volved a despertar dentro de mi, recordad que estáis dentro de mi vientre y que hij@s míos sois.

Os quiero,

María Magdalena

María madre y Jesús (canalización)

9e623e_a35f574de5f443368c7a4aa2bffa0d42-1280x540-1024x432

María: Descansa hijo, no te preocupes, todo está llegando, no intentes cogerme de la mano, ya lo hago yo. Hijo está llegando el momento, no te muevas, deja que el proceso siga.

Te observo ahí en la piedra tumbado, sin vida y a la vez a punto de tener la eternidad. Te acaricio las heridas lavadas como todo tu cuerpo. Mi cara nota la frialdad de la muerte de tu cuerpo y el calor que empieza a llegar.

Un día me dijiste: Madre, allí en el cielo iremos todos, padre nos espera. Solo se puede llegar a través del amor. Pronto te dejaré para verte al lado del Él. Prométeme que me dejarás marchar y que tus lágrimas serán de agradecimiento y no de dolor.

Maria: Te veo tumbado delante mía, noto tus manos en mi espalda, tu Amor, tu compasión. Me cuesta respirar de emoción y de incomprensión viendo la muerte delante mía y la vida detrás. Comienzo a recordar imágenes de cuando eras pequeño y me sorprendías con tu Ser. Como hablabas con los ángeles y al decírmelo yo temía que te llevásen de mi lado. Y como, en ese mismo instante, esos puros y transparentes ojos me miraban fijamente mientras agachada te abrazaba.

Un dia a la edad de los 8 años tuvimos una conversación que recuerdo muy bien. Me dijiste: Madre, qué haces lavando la ropa una y otra vez con tus manos, por qué no permites que esté como tenga que estar? Por qué siempre vas con prisas de un lado a otro? por qué vives para  y por los demás? por qué no vamos al río y jugamos?

Y yo te respondí: No lo sé Jesús, quizás porque tengo que hacerlo? quizás porque no me siento libre? quizás porque huyo de mi? No lo sé.

Jesús: Madre eres bella y joven, solo aquellos que están ciegos te verán como madre, hija o esposa. Madre, eres niña como yo, solo aquellos que no se ven verán en ti su vejez. Madre eres hija del Padre, sólo aquellos que escuchen sus mentes no te darán la mano como hermanos y por lo tanto, lo harán sin libertad.

Siento tus manos en mis hombros y el Amor del Padre como me traspasa y arranca todo mi dolor al ver el cuerpo inerte de mi hijo delante mía. Jesús,  no te vayas de mi lado, Jesús abrazame!

Una voz me llama, es Maria Magdalena: «Despierta María, despierta»

No sé qué ha pasado, solo sé que ya ha ocurrido y que el hijo de Dios ha vuelto al lado mio.

 

María

 

 

No más que hacer

jesus-meditando-600x400Sentado en medio del todo y de la nada estoy. Intento ver y se desvanece la verdad. Me muevo un poco y todo se mueve. Intento respirar y todo se desvanece. Me cuesta el no movimiento y soportar a mi mente luchar contra ello. Me cuesta el no intentar una cosa u otra. Siento que todo va a explotar por momentos, no tengo fuerzas, me pregunto por qué y mi padre me dice: «ES, no tiene que ser. Ríndete, no supliques ayuda, no intentes abrazarme, no intentes nada».

En ese momento comienzo a sentir menos pesadez, menos prisa, menos necesidad de saber, de comprender. Lágrimas son la respuesta a ser, lágrimas como respuesta a dejar de ser lo que creo que tengo que ser. Lágrimas recogidas por todos ellos y unas manos que comienzan a acariciarme… miradas que me dan la bienvenida.

Me veo pataleando feliz sobre ropajes con la pureza como recién nacido. Siento la mano de madre acariciándome la cabeza. Siento su felicidad por tenerme ahí, su amor, su pureza, su no esperar nada. De repente mis ojos observan una blanca luz y una silueta de ella sale. Es un joven de quien destacan sus grandes y brillantes ojos y pelo dorado como el sol. Se acerca a mi y me dice: «nunca olvides este momento, lo que estás sintiendo, este es el origen de todo».

No respiro, no veo, no muevo ni un milímetro del cuerpo, comienzo a ver, a sentir, a Ser.

Jesús

 

 

María Magdalena en el río (canalización)

magdalena2Sentada al lado del río, cansada y acariciando el bebe que llevo dentro de mi, me miro en el espejo de estas aguas y sonrío pero pensativa. Siento emoción y Amor pero pienso en todo lo que supondrá este nacimiento, qué será de nosotros y de Él. Con la mirada fija en el agua siento su mano en mi hombro. Es Él, imposible equivocarse al sentir esa Paz y Amor. Dirijo mi rostro al suyo y lo miro. Sonriente como siempre, con esos ojos de profundidad infinita y un Amor de compartir que siempre me hace despertar de mi sueño irreal. Se acerca a mí, se agacha, me acaricia con una mano mi cara y, con la otra, la barriga. Siento como un despertar dentro de mi y como el bebé le sonríe.

Me dice Jesús: «María mírate ahora en el río. Contempla la verdad, deja atrás tus miedos, deja atrás Quien eres, siente la auténtica palabra de nuestro Padre».

Me miro en el agua y todo había cambiado. No contemplo mi rostro, veo luz y luz y al lado, Él sonriendo. En ese momento me dice: «Abrázate a mi, somos uno con nuestro hijo, somos uno con todo lo que nos rodea».

Comienzo a sentirme sin preocupaciones, libre y con una sensación como si estuviera danzando con Él y nuestro hijo. Fue un instante que pasó pero que nunca acabó. Una voz comenzó a decirme: «María, María levántate y se libre, yo siempre estaré contigo».

En un instante todo se desvaneció, ahí estaba sentada al lado del río con nuestro hijo, pero Él ya no estaba delante de mis ojos, estaba en mi interior sonriendo como siempre.

Siempre en cada paso que doy me laten en mi corazón sus palabras: ¿Ves María ese pájaro volar?  Ese pájaro eres tu, Dios le da la vida, la libertad de sus decisiones y de su camino. Aprende que siempre está contigo, nunca se ha ido, nunca ha dejado de escucharte, nunca ha dejado de amarte, nunca ha dejado de acariciarte. Tu y ese pájaro sois Él. El día que veas a ese pájaro sufrir o morir no estarás viendo al Padre, te estarás viendo a ti.

 

María Magdalena

Mensaje

1_KzENqgmGES4a1rlEanPGBALos dedos de tus manos siguen las órdenes de tu mentira, te guían para contemplar sus creaciones. Tus ojos parpadean obedeciendo cada estímulo de sus garras de deseo. Tus piernas se arrastran por la fuerza de ella, la mente, la mentira. Tu respirar es un mecanismo entre otros que ha creado para que creas todo como parte de una realidad, en la que tiene todo una lógica, un fin, y un principio. Ella se mueve sigilosamente, te envuelve, te abduce hasta hacerte creer que no ha pasado nada y que has vivido una historia real.

Una vez le dije a Jesús: ¿Ves aquellas personas pelando patatas y dejándolas en el cesto?

«Jesús me escuchaba atentamente.» Pues es lo que la mente hace con todos vosotros, os quita capas sin que os deis cuenta, para que seáis utilizados en el momento más adecuado en el alimento de su codicia.

Jesús: ¿Y quién la creó? «me preguntó»…

Y yo le respondí: la incomprensión, la pregunta, la duda.

Entonces Jesús comenzó a observar sus manos, a aquellas personas pelando patatas, a otras que cargaban tinajas de agua, otras que guiaban rebaños de ovejas, niños jugando, personas riendo. En ese preciso momento una voz y una mano en su hombro le dijo: ¿Jesús, qué miras? Y Jesús le contestó: María, ese instante en el que vi lo que veo ahora: la duda, la pregunta, y lo que pasó y nunca sucedió.

 

Espíritu Santo

El agua

mNf0BeBVToca el agua, si tu, acércate. Mira tu reflejo y observa quien te acompaña, como no estás sol@ y la luz que se refleja. Ves, no dudes, yo te observo, no temas. ¿Por qué no? Ves, ponte de rodillas y observa tu verdadero rostro, quienes te cuidan y vigilan. Ves y observa la verdad, la única y transparente verdad que no has sabido ver hasta el día de hoy. Te cojo de las manos, mírame a los ojos, siente mi amor y compañía, nunca estarás sol@. Es el momento, ha llegado la hora.

Siempre hemos estado tu y yo aquí sentados hablando, riéndonos, abrazándonos. Recuerda mirando al agua, recuerda y despierta de esta pérdida de ser, mira y reencuéntrate. Hij@ mira y toca el agua, recuerda lo que eres, recuerda la vida y deja atrás la niebla.

No temas, no tiembles, ves y acércate al agua. Yo estoy en el agua, aquí solo soy alguien que intenta ayudarte, hacerte recordar, hacerte sentir. Ves y déjate ser agua y esencia.

Una vez me preguntaste: Padre,  ¿por qué en esta inmensidad solo estamos tu y yo?

Y yo te respondí: el amor es eternidad y tu formas parte de esto. Tu eres la creación del Padre y todo eres tu. Si miras en tu interior gozarás con cada una de tus creaciones, si miras fuera solo verás incertidumbre y desconocimiento, dudas, necesidad y soledad.

Acércate al agua y obsérvate.

Jesús

Ahora (mensaje canalizado de Jesús)

665e6e8aa4a0b6140d60eb3ca6f78a73De rodillas estoy acariciando la tierra, más allá me esperan. Miro atrás y observo lo que voy a dejar… Todo aquello que no existe y a su vez lo que ha provocado mi dolor durante tanto tiempo. Recuerdos de risas, incomprensiones, lágrimas y belleza. La luz llega dulcemente acariciándome el rostro. Siento una mano en mi hombro izquierdo haciéndome sentir calor y amor eterno. Me incorporo y veo mi «yo» todavía acariciando la tierra. Doy dos pasos y veo mi «yo» dando el primer paso como si todo quedara sin sentido y vida. Comienzo a comprender que lo que entendía como vida no era así, que vivía un sueño sin poder elegir el final, que no era yo solo quien veíais con vuestros ojos.

De repente se me acerca él y me abraza, ella me dice acariciándome el rostro: ¡hijo!. Comienzo a sentir el verdadero sentir de la existencia y de la creación, todo es plenitud, eternidad, AMOR… Me dirijo al centro de una multitud de rostros alegres dándome la bienvenida, noto la Paz, la Unidad. Todos se acercan y me abrazan fundiéndonos en un único Ser.

De repente me veo solo rodeado de espejos: derecha, izquierda, arriba, abajo, y mi reflejo en cada uno de los miles que puedo sentir. No encuentro la salida, grito: ¿hay alguien? ¿padre, madre, estáis ahí? ¿dónde estoy? ¿qué está pasando? Caigo de rodillas de impotencia sin comprensión alguna, dejo de luchar, dejo de preguntarme cosas. En ese momento me veo de rodillas acariciando la tierra, miro atrás y observo lo que voy a dejar…

 

Jesús

Orden y desorden

Sentaos alrededor mío. Dejad de pensar, de observar a quién tenéis al lado vuestr@ y dejad de observar si vais correctamente vestid@s para la ocasión.

Escuchad el mensaje que a través de mi cada uno de vuestro «ser consciencia» va a expresar:

Estás viviendo desde un falso orden, lo que equivale a un desorden, caos total. Tienes que vivir desde el desorden total, haciendo que el auténtico orden  te lleve de regreso a casa.

El orden que te conduce por esta vida dia a dia lo único que está haciendo es que no veas por donde pasas, que des pasos para experimentar, e incluso que creas que estés haciendo lo correcto porque todo tu alrededor lo hace. No te das cuenta pero no avanzas y estás dando vueltas a un círculo.

Tu falso orden lo has creado mediante la ayuda de tu entorno y la sociedad, mediante miedos, prohibiciones, leyes, religiones, governantes, etc… Moldeándote desde el primer instante de vida en el vientre de tu madre, dejando atrás olvidado tu verdadero «ser consciencia». Habiendo dado todo el poder de tu vida al ego, al falso orden.

El universo es un desorden total, provocando un orden tan perfecto que la mente humana no le encuentra sentido.

Si te mueves desde el verdadero desorden estarás permitiendo ser un «ser consciencia», el cual es energía en constante movimiento, no estancada. Las piezas se juntarán mágicamente llevándote al sentir, quién eres, al Todo.

En el real desorden que te llevará al orden, no existe nada. Por lo tanto, es el todo, la creación; dejando fuera dolor, sufrimiento, todas las doctrinas religiosas, leyes impuestas, gobiernos, el nombre de padre-madre, hijo-hija tal como lo conocéis aquí en la Tierra. No tiene cabida el dinero, lo material, la superioridad o inferioridad, la ira, el deseo, la necesidad, responsabilidades, etc… Lo que ves como normal creado por esta sociedad es un falso desorden.

En el verdadero desorden- por lo tanto orden-, todo es energia, ser, ES. Un ejemplo es el mar, éste se mueve en un desorden perfecto creando un orden bello e inigualable, permitiendo un maravilloso mundo de vida. ¿Los peces todos van en la misma dirección? No, hay tal caos dentro del mar que el orden es perfecto para su convivencia. ¿Las nubes todas se mueven hacia la misma dirección? ¿Los pájaros o cualquier animal? ¿E incluso, somos tod@s igual de altos, tenemos el mismo color de pelo, los mismos rasgos físicos, somos todos como robots?

¿Qué está provocando que os mováis desde el falso desorden? El no permitiros escuchar el auténtico desorden que sois.

Empieza por comprender que cuando una persona se expresa dirigiendote a ti, es una de las formas que tu «ser consciencia» tiene para que te escuches, recibas el mensaje y provoque el paso al siguiente paso; aprendizaje que te permitirá seguir evolucionando. Cuando no permites escucharte a través de otra persona, lo que estás haciendo es provocando que la lección quede estancada en tí, con su consiguiente estancamiento del aprendizaje y permitiendo un sufrimiento en tu vida, ya sea de forma física o externa. Si no escuchas a una persona no te escuchas a ti mism@, no hay respeto y aceptación para quien eres tú y, por lo tanto, tampoco a la persona que tienes delante.

El falso orden es el famoso ego, el verdadero desorden es el Amor, la Verdad. A partir de aquí no intentes hacer nada, esto te llevará a SER.

Os amo

Jesús. «Tú»